Escuela República 2

La “nueva” educación

  • 25 marzo, 2016

Acabo de leer un artículo provocador de los que sirven para vender libros. Se llama Contra la nueva educación. Dice el autor: “a la escuela se va a aprender, no a buscar la felicidad”. Y se queda tan a gusto… El artículo es largo pero se puede resumir diciendo que vivir no tiene nada que ver con ser feliz. Que la educación tiene que servir para adquirir muchos conocimientos que nos permitan aspirar a lo que se entiende por un buen trabajo en el que, por supuesto, no nos quejaremos de nada porque para eso nos habrán educado en el respeto a la “autoridad”.

Hace un tiempo mantuve una discusión sobre el valor del esfuerzo y el papel que debía ocupar en la educación de los niños y las niñas. Incluso me tacharon de frívola por preferir para mis peques una educación distinta de la que tuvimos la mayoría. Yo, como casi todo el mundo, me he educado en el sistema tradicional, memorístico, aburrido, autoritario y en el que prima la cultura del esfuerzo. Pero, ¿de qué esfuerzo hablamos?

Los niños disfrutan aprendiendo. Las niñas se esfuerzan por conseguir lo que quieren, ya sea leer por sí mismas un cuento que les llama la atención o construir una cabaña de madera. Otra cosa es que queramos entender que el esfuerzo que vale es el que responde al mandato de quien tiene la autoridad, en este caso el maestro o la maestra. Una y otra vez. Y de ahí a repetir estos roles de por vida hay un paso: acatamos la autoridad de un jefe inepto, de una pareja maltratadora y, en última instancia, de un sistema desigual y opresivo. Eso sí, todo muy edulcorado en apariencia para llevarnos por el camino marcado, el que se espera que sigamos, del que conviene que no nos salgamos. No es casualidad que durante la II República ya se hablase de “educación activa”. Así que esta idea no es tan nueva, como tantas otras cosas se perdieron y las estamos recuperando.

Yo quiero que mis peques me lleven la contraria, aunque me enerve, que cuestionen lo que decido para ellos, que me pidan explicaciones y que crezcamos juntas. Que no memoricen miles de datos que luego no recordarán, que aprendan con placer, que decidan qué camino seguir y que tengan capacidad crítica. Porque esto de la educación activa para mí es una activismo político. Y eso supone tomar decisiones, cuestionar, solidarizarnos, empatizar, luchar y equivocarnos, cómo no. Y en mi caso lo tengo claro: quiero que la educación les sirva para ser felices y de paso, contribuir a cambiar un poco las cosas.

This Post Has 4 Comments

  1. Jeremy ffrench Birmingham

    Es que lo fácil y cómodo es poner todos los niños a recitar la lección del libro, que el profesor no tiene que adaptar a sus alumnos, que los niños ni preguntan al maestro ni aprenden a preguntar a si mismos. Lo que sugiere este profesor de Zaragoza es que no le hagan trabajar, que no le hagan hacer un esfuerzo, que, en definitivo, no le hacen enseñar, que simplemente se siente en su pupitre grande y exige sin que le exigen. “Es muy fácil hacer que el niño contesta lo que tu le digas que es la respuesta correcta, más difícil enseñarle a llegar a la respuesta correcta por si mismo.” dice mi compañera Eva. Me temo que Alberto Royo es producto de la educación traditional y es incapaz de adaptarse a un mundo nuevo donde hay un constante evolución tecnológico y social.

    1. L1

      Y es verdad que muchos maestros y maestras están investigando nuevas vías pero también es cierto que este aprendizaje sólo depende de su voluntad. La innovación tiene que empezar por la Universidad y habría que mantener un reciclaje continuo.

    2. Antonio

      Perdone, pero no tiene usted ni idea de lo que dice Alberto Royo. El primer ejercicio indispensable para poder emitir una opinión fundamentada es leer bien, y usted demuestra que no sabe, sr. Ffrench.
      Por otra parte, la así llamada “Lola” coge el rábano por la hojas y entiende de la entrevista, que no artículo, de Alberto lo que le apetece. No voy a entrar yo al trapo. Él ya lo ha hecho: https://profesoratticus.blogspot.com.es/2016/06/mensaje-en-una-botella-destino-la-isla.html?showComment=1465913356268#c2364238915543365008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *