Image

Acoso sexual callejero: los piropos

  • 29 julio, 2015

En Bélgica están prohibidos los piropos desde hace un año. La norma forma parte de una legislación muy completa para luchar contra la discriminación y la violencia sexual. En España aún hay gente que opina que la que llamamos Ley de violencia de género es discriminatoria para los hombres y eso a pesar de que el número de mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas no deja de aumentar. Así que conseguir sancionar a quien acose en la calle parece improbable aunque suponga una intromisión en la intimidad y tenga connotaciones machistas. Sin embargo ya durante la dictadura de Primo de Rivera estaba penado con arresto de 5 a 20 días y multas de 40 a 500 pesetas. Aunque las razones que explicaban la regulación no tenían nada que ver con la lucha por la igualdad (conseguir “el desarraigo de costumbres viciosas”), no estaría mal replantearse la sanción. Eso sí, actualizando las penas, por lo menos las monetarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *