Dos Paraguas

Pon un calzonazos en tu vida

  • 24 agosto, 2015
Hay quien opina que los hombres feministas son unos calzonazos. Decía una amiga mía que hay que besar muchas ranas para encontrar al príncipe azul. Y si tienes mucha suerte, igual aparece un calzonazos republicano (esto no lo decía ella, lo digo yo). No te engañes, los calzonazos son difíciles de encontrar, a veces te parece ver alguno pero rascas un poco y ¡zas! “macho man” al canto. Les sale el troglodita que llevan dentro cuando menos te lo esperas. Bueno, suele ser cuando hay que limpiar algo o cuidar a la prole, que no van a salir de la caverna para cualquier cosa.
Si aparece el calzonazos guárdalo con cariño. No será perfecto, ya lo sabemos, la perfección no existe. Quizás hasta le guste el fútbol pero si no es cromagnon puro, es rescatable. Además, lo mejor es que dicen que hay muchas posibilidades de que tu hijo sea otro calzonazos y de que tu hija mire a los macho man como una curiosidad antropológica.
No pierdas la esperanza, ¡alguno queda!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *