Vientres de alquiler, una práctica machista

  • 25 junio, 2015

La maternidad subrogada, es decir, lo que solemos llamar vientre de alquiler, es el mayor ejemplo de cosificación de las mujeres. Supone negociar y pagar a una mujer para que se quede embarazada y entregue al bebé cuando nazca. Es el esclavismo moderno pasado por el tamiz del capitalismo patriarcal. Recordemos que las esclavas no tenían autoridad sobre su sexualidad y que los bebés esclavos no pertenecían a sus madres, sino a los amos. Dirán que la madre es libre para engendrar y entregar al niño o a la niña. Pero para que se produzca un ejercicio real de libertad en una relación entre dos o más personas, las posiciones de partida tienen que ser equivalentes. No podemos hablar de libertad cuando la madre necesita el dinero, cuando vive en una sociedad que la oprime y en la que no juega con las mismas cartas que los hombres. Es una cuestión de Derechos Humanos.

pregnancy_money-600x420

No es casualidad que el país en el que se venden más bebés a través de esta vía es India. La feminización de la pobreza es un fenómeno contrastado. Y en España es habitual también acudir a madres norteamericanas porque la legislación que rige allí permite esta práctica. Tampoco es casual que Estados Unidos sea el máximo exponente del individualismo capitalista.

Esperemos que en España no se permita que algo así llegue a ser legal.

Se ha formado una plataforma que se suma a una campaña internacional contra el alquiler total o parcial de las mujeres. Os invito a conocerla:

http://nosotrasdecidimos.org/nosomosvasijas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *